El mobiliario de bambú cada vez está más presente en el interior del hogar. La tendencia natural, en auge desde hace unos años, junto con las características propias del bambú (dureza y duración), han hecho que este material esté cautivando a los interioristas de moda y a las revistas del sector. Sin embargo, al ser un material vivo también debe tenerse en cuenta que es muy importante saber como cuidar muebles de bambú. A continuación, te explicaremos cómo hacerlo.

Mantenimiento muebles bambú

Limpieza muebles bambú

Para que el bambú no se estropee con el paso del tiempo, hay que mantenerlo a diario. Su ligereza y peso son proporcionales a su resistencia y durabilidad. Por este motivo, es muy importante protegerlos del polvo, pasándoles un paño al menos una vez a la semana.

Además, de forma trimestral o bimestral, es importante efectuar una limpieza más en serio. Para cuidar los muebles de bambú sin barnizar, la sal cristalina y el agua jabonosa son suficientes. Por otro lado, para cuidar los muebles de bambú barnizados, se deben verter algunas gotas de amoníaco en el agua caliente y jabonosa y limpiar el muble con la mezcla. Cuando el agua se haya secado, se debe pasar un paño para finalizar la tarea.

Arreglos comunes muebles bambú

El hundimiento de la trama del bambú, en especial en el asiento de las sillas, es uno de los problemas más comunes. Para cuidar los muebles de bambú y solucionar este problema, se recomienda apuntalar la zona afectada con listones.

El chirrido de los muebles de bambú es otro de los problemas más habituales de este material. Este chirrido procede de la sequedad de las fibras vegetales. Para cuidar los muebles de bambú y eliminar este chirrido, el método más sencillo es aplicar vaselina o parafina en las partes que chirrían. La vaselina o parafina son productos eficaces para aportar fluidez a la madera. Tras haberlos aplicado, limpia el exceso del producto.

Si el chirriado persiste, aplica una vez al mes, esencia de trementina, aceite de lino y agua caliente a los muebles de bambú. Para terminar, enjuaga el tratamiento con agua fría y déjalo secar.